Se multiplicó por 12 el consumo de fertilizantes en las últimas tres décadas

La relativa mejora en el manejo de las gramíneas fue lo que traccionó el desarrollo del comercio

En el 2017 el consumo de fertilizantes en Argentina marcó un nuevo récord al lograr las 3,77 millones de toneladas, más que duplicando el consumo que se registraba en el año 2000. La producción local, en tanto, fue de 1.942.400 toneladas, el registro más elevado de los últimos 6 años.

Indicador 1: En el año 2017 el consumo de fertilizantes en Argentina marcó un nuevo récord al lograr las 3,77 millones de toneladas. Este número más que duplica el consumo que se registraba en el año 2000, hace 17 años atrás. 

En el año 2017 el consumo de fertilizantes en Argentina aumentó un 4,4 % en relación al año pasado, lo que lo llevó a lograr los 3,77 millones de toneladas. Este registro marca un nuevo récord a nivel nacional, al alcanzar los 3,72 millones de toneladas que se usaron en el año 2011.

De acuerdo a la editorial de la última edición de la revista de la Asociación Civil Fertilizar, la relativa mejora en el manejo de las gramíneas fue lo que traccionó el desarrollo del comercio. El cultivo de soja fue el más postergado según la integración de nutrientes a causa de la aplicación de dosis muy inferiores como al bajo porcentaje de superficie fertilizada. Por lo tanto, aún queda mucho por realizar para lograr una óptima reposición de nutrientes y achicar las brechas productivas para lograr más rindes.

No obstante, observando la evolución de este dato en el largo plazo, se puede visualizar un gran desarrollo en la utilización de fertilizantes en la agricultura nacional desde inicios de la década del 90. Esto nos demuestra el fundamental crecimiento del sector según la competitividad, tecnificación y eficacia. A partir del año 1990 en el que se consumieron 300 mil toneladas. El desarrollo en relación al año 2017 (en 27 años) fue de un 1.156 %, es decir, la utilización de fertilizantes en la producción local se multiplicó por poco más de 12 en menos de 30 años. Un número muy importante. 

Desde inicios de siglo, comenzó a darse un fuerte desarrollo en el uso de fertilizantes de origen nacional a causa del incremento de la producción. Después de la crisis de 2001, los fertilizantes nacionales pasaron de representar menos de 10 % del comercio a más del 30 %, llegando a máximos del 48,5 % en 2015. Tomando como base el año 2000, el consumo de fertilizantes de producción nacional tuvo un aumento del 786 %, a su vez que la utilización de importados solo creció en un 38 %. Superior producción local genera superior actividad económica y más empleo. 

Indicador 2: La producción local de fertilizantes durante el año 2017 fue de 1.942.400 toneladas, el registro más elevado de los últimos 6 años.

La producción local de fertilizantes en el año 2017 fue de 1.942.400 toneladas, el registro más elevado de los últimos 6 años. Lo mismo puede decirse de las exportaciones, las que aumentaron en el 2017 a 4,8 millones de toneladas. 

Es fundamental resaltar que los fertilizantes de mayor consumo en Argentina se pueden calificar en dos grandes grupos de acuerdo al tipo de nutriente: los nitrogenados (UREA, UAN y otros), cuyo principal insumo es el gas natural, y los fosforados (diamónico, monoamónico, súper fosfato triple y simple entre otros) que se producen en base a roca fosfórica.

Indicador 3: En el sector agropecuario argentino, el 52,8 % de los fertilizantes usados en el año 2017 correspondió a los de tipo nitrogenados (cuya solicitud se satisface especialmente por producción local) y el 38,6 % a fosfatados (que en su mayoría se importan).

En el año 2017, del consumo total de fertilizantes fue de 3,77 millones de toneladas, del cual el 52,8 % obedeció a fertilizantes nitrogenados (1,99 millones de toneladas), el 38,6 % a fertilizantes fosfatados (1,45 millones), el 4,3 % fueron los azufrados (162 mil toneladas), 1,8 % los potásicos (66,5 mil toneladas) y 2,6 % a los demás tipos. Los fertilizantes nitrogenados son más usados que los fosfatados en todos los cultivos con excepción de la soja, la cual requiere más fosfatados por su capacidad de sintetizar su propio nitrógeno desde su simbiosis con las rhizobacterias. 

De acuerdo a un comunicado de la Secretaría de Agroindustria de la Nación del año 2016, en Argentina la oferta de fertilizantes nitrogenados es cubierta especialmente con producción local, en tanto que la mayor parte de los fosfatados se compra en el exterior. Los datos del año 2017, demuestran que la oferta total de fertilizantes nitrogenados aumentó a 2,26 millones de toneladas, esto se genera a partir de la importación de 848 mil toneladas y la producción local de 1.415.100 toneladas, a su vez que las exportaciones lograron las 43.800 toneladas. Sin embargo, en los fosfatados, la oferta total fue de 1,63 millones de toneladas, importándose 1.213.735 toneladas y produciendo internamente en el país 414 mil toneladas. Las exportaciones lograron las 113 mil toneladas.

Indicador 4: Trigo y maíz son los principales motores del consumo de fertilizantes en Argentina. El 58 % del consumo de fertilizantes se concentra en la producción de trigo y maíz. La soja absorbe el 14 %.

La demanda de fertilizantes en Argentina se concentra en los principales cereales y oleaginosos cultivados en el país. El 70% del uso se distribuye entre los tres  cultivos con superior área sembrada: soja, maíz y trigo. De acuerdo a los datos de Fertilizar para el periodo 2016/17, los últimos disponibles, se puede notar la  importancia de los cereales para el comercio de fertilizantes, especialmente el trigo y el maíz, que en conjunto acapararon el 58 % del consumo total de ese tipo de insumos. La utilización de fertilizante por hectárea implantada es superior para estos cultivos. La importante presencia del cultivo de soja responde a la gran dimensión de la superficie sembrada con la oleaginosa -aproximadamente 20 millones de hectáreas-, la cual duplica la superficie agregada de maíz y trigo.

En el periodo 2014/15, antes de la eliminación de los derechos de exportación a los cereales, estas cifras demostraban claras diferencias. El trigo y el maíz comprendían el 44 % del consumo de fertilizantes, a su vez que la soja  el 24 %. Esto se debía a la inferior área sembrada con cereales a causa de los desincentivos que originaba el esquema tributario, que además favorecía a la expansión de la superficie sojera.

Indicador 5: En el primer cuatrimestre de 2018, el consumo de fertilizantes aumentó un 6,3 % con respecto al mismo ciclo del año previo.  

Hasta la actualidad, se visualiza una tendencia positiva en el aumento del consumo para el año 2018. Al examinar los datos del primer cuatrimestre de este año en relación al mismo período del año 2017, vemos que el consumo de fertilizantes en el primer cuatrimestre del corriente fue un 6,3 % más alto que el mismo período del año pasado. Los fertilizantes nitrogenados registraron un importante incremento del 12,8 %, a su vez que los fosfatados disminuyeron un 7,2 %, lo que se encuentra vinculado a la sequía que impacto fuertemente a la soja durante los primeros meses de este año.

Etiquetas: Producción, Argentina, Rendimiento, Cultivos, Fertilizantes, Récord, Nutrientes, Consumo, Mercados, Asociación Civil Fertilizar

Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

CONTACTO




Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses