Cosecha de soja: adiciona los cuidados disminuye pérdidas

Sugerencias del INTA para regular la maquinaria.

Con respecto al déficit hídrico, los cultivos se muestran con pequeña altura, vainas muy próximas al suelo y bajos niveles de humedad, que intensifica el riesgo de abertura y desgrane. Sugerencias del INTA para regular la maquinaria.

La campaña se visualizó con un aumento en temperaturas y un pronunciado déficit hídrico que dificultaron la habitual ejecución de los trabajos en el campo. Sin embargo, estas condiciones ambientales que adicionan las probabilidades de pérdida durante la etapa de la cosecha se pueden disminuir con sugerencias técnicas del INTA.

Conforme con Federico Sánchez, especialista del INTA Manfredi, Córdoba, en una situación de déficit hídrico los cultivos se visualizan como plantas de baja altura, con vainas muy próximas al suelo y bajos niveles de humedad, que intensifica el riesgo de abertura de vainas y desgrane. Para eludirlo, el especialista sugirió regular la cosechadora.

Con respecto al cabezal de la máquina, Sánchez recomendó llevar a cabo una velocidad de avance de hasta de seis kilómetros por hora para otorgar mayor oportunidad al cabezal sojero de advertir estas plantas de bajo volumen, sin pasarlas por encima. “Acoplar la altura de corte lo más próximo posible del suelo para recolectar las vainas que se hallan a baja altura y éstas no se conviertan en pérdidas de cosecha”, señaló.

Asimismo, sugirió “acoplar el molinete con kits particulares, como paletas de goma, para recoger sojas de bajo volumen vegetativo” y confirmó que estos elementos “deben ser retirados si se va a trabajar en un lote con un cultivo de desarrollo normal, ya que pueden una situación de pérdidas”.

Por lo tanto, destacó la obligación de observar el estado general de cuchillas y puntones, así como de sustituir los componentes dañados. “Esto tendrá que ser un labor diario en un cultivo de desarrollo normal, y aún en un cultivo de bajo porte”, afirmó el técnico en cosecha de granos y forrajes conservados.

“También, añadió, es fundamental registras las pérdidas de cosecha mientras dura la jornada de trabajo, según la metodología del INTA, para conocer qué ocurre en distintas áreas del lote”.

Sobre la normalización del sistema de trilla, división y limpieza, Sánchez sugirió estar vigilando por la situación del residuo de cosecha. “Triturar la paja con una excesiva agresividad del sistema de trilla ocasiona un consumo de energía innecesario y obstáculos en los sistemas de separación y limpieza, que se observan en el campo como pérdidas por cola”, afirmó.

“Cuando regulamos un sistema de trilla, lo principal es no olvidarse de la definición correcta del proceso en sí”, informó el especialista, quien agregó: “Trillar se refiere a separar el grano del resto de la planta, sin ocasionar un desmenuzado abundante del resto que genere grandes volúmenes de granza y paja y, por lo tanto, pérdidas de cosecha”.

En cuanto a la trilla, Sánchez recomendó visualizar el buen estado de los batidores en las cosechadoras con un cilindro convencional o con el de las muelas en las axiales. “El deterioro abundante o la contribución de material duro sobre las máquinas ocasionará el mismo efecto: falta de trilla”, aclaró, y destacó la importancia de efectuar un buen mantenimiento de estos elementos para cooperar a un buen trabajo de trilla y evitar el aumento de pérdidas por cola.

En el instante de regular el órgano de trilla en cultivos dañados por la sequía, se debe observar que se producirá un bajo volumen de hojas, vainas y tallos, por lo que los granos se encontraran más expuestos al daño mecánico por fricción e impacto de los órganos de trilla.

Por lo tanto, Sánchez recomendó trabajar con valores próximos a las 400 – 450 revoluciones por minuto (rpm) en rotores axiales y a las 600 rpm en cilindros convencionales. “Hoy en día se encuentran kits de variaciones sugeridos para la trilla de soja tanto para el sistema convencional como para los axiales, donde se reduce la cantidad de barrotes de fricción casi en un 40 % y, también, el diámetro de los alambres de 8 mm pasan a 6 mm”.

“Esto otorga disminuir el consumo de combustible por toneladas de cultivo procesado”, aclaró.

También, el especialista de Manfredi sugirió que, si se observa un daño mecánico en el grano, es favorable disminuir las rpm del sistema de trilla sosteniendo la velocidad de avance. Si perdura el daño mecánico, eleva la luz de trilla cilindro-cóncavo. “No por disminuir la velocidad de avance se reducirá el partido de grano, ya que la mayoría de las veces está en función de las condiciones de mantenimiento y del equipamiento adecuado”, informó.

Para eludir el daño mecánico ocasionado por los sinfines de descarga, la sugerencia principal es no descargar totalmente la tolva y frenar la descarga cuando empieza a manifestarse el protector del sinfín inferior de la tolva, llamado “bonete”.

Para finalizar, en la etapa de mantenimiento de la máquina, es fundamental revisar su excesivo deterioro, dado que el borde del sinfín con filo ocasiona un importante adición de rotura de granos. Cuando se renueva, debe mantenerse siempre una luz o cama de granos de unos 15 mm para disminuir el partido.

Etiquetas: INTA, Soja, Cosecha, Sequías, Déficit Hídrico, Federico Sánchez

Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

CONTACTO




Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses