Experimentan estrategias de biocontrol contra hongos del maíz

Experimentan estrategias de biocontrol

Investigadores del INTA y de otros establecimientos trabajan en la elaboración de práctica de manejo basadas en la utilización de aceites esenciales de plantas y agentes de biocontrol para restringir la acción de patógenos que perjudiquen el rinde y la calidad del cereal.

El aumento de la contaminación en zonas sembradas con hongos del género Aspergillus flavus y Penicillium spp. se traduce en una dificultad para el maíz –uno de los cultivos principales de la Argentina con una producción que obtiene 32 millones de toneladas– que ocasiona pérdidas económicas de importancia.

En línea con la finalidad de lograr nuevos instrumentos de control, especialistas del INTA y de otros establecimientos trabajan en la elaboración de estrategias de manejo basadas en la utilización de aceites esenciales de plantas y agentes de biocontrol. Con resultados auspiciosos, estos instrumentos serían una alternativa ante la utilización de fungicidas químicos.

El labor se lleva a cabo en el ámbito de una tesis doctoral que “propone dos opciones para el control de hongos autores de la contaminación con micotoxinas”, detalló Boris Camiletti, becario postdoctoral del Conicet en el Instituto de Patología Vegetal del INTA, quien expresó: “Consistieron en el uso de cepas atoxigénicas en precosecha para reducir la infección de cepas toxigénicas y de aceites esenciales, especialmente, en poscosecha para que, en caso de que se encuentre contaminado el maíz, no se profundice la infección”.

Al infectar el maíz, estos hongos originan la “podredumbre de la espiga”, que se añade a una pérdida de calidad del grano causada por la presencia de micotoxinas. Además, la presencia de estos agentes en el cereal causa el rechazo de la industria, a causa de su gran toxicidad para humanos y animales.

En estudios de laboratorio se pudo verificar que las cepas de aislados atoxigénicos de A. flavus –no tóxicas, no generan micotoxinas– fueron capaces de disminuir la síntesis de micotoxina desarrolladas por cepas toxigénicas del mismo hongo.

Se hace referencia de dos agentes de biocontrol provenientes de muestras de espigas de maíz cultivadas en la zona maicera centro-norte de la Argentina, especialmente en el norte de la provincia de Córdoba, Tucumán y Santiago del Estero.

En la revista internacional Phytopathology, donde se publican los resultados que corresponden a los agentes de biocontrol, se resalta que las cepas aisladas “disminuyeron más del 70 % el contenido de micotoxinas en granos de maíz y se clasificaron como potenciales agentes de biocontrol”, señaló Camiletti, autor del artículo junto con María de la Paz Giménez Pecci, directora del laboratorio IPAVE-INTA, Ada Karina Torrico (IPAVE-INTA), Claudia Asensio y Enrique Lucini (Universidad Nacional de Córdoba), Juan Moral y Themis J. Michailides (Universidad de California-Davis, en Estados Unidos).

Los resultados son auspiciosos y “fomentan a nuevos instrumentos para el control biológico de hongos toxigénicos”, resaltó Camilietti. No obstante en otros países hay productos comerciales para el biocontrol de aflatoxinas a campo, desarrollados con aislados atoxigénicos de A. flavus, los agentes de biocontrol deben ser elegidos mediante la población nativa de hongos y eso impide la importación de estos productos.

Respecto a los productos naturales bioactivos, los aceites esenciales de orégano (que muestra la mejor actividad antifúngica), menta, laurel y suico presentaron características adecuadas para agentes de biocontrol. Todos tuvieron resultado aditivo con el fungicida sintético.

Por lo tanto, se abre la capacidad de poseer la producción nacional de aceites esenciales como un instrumento para el control de A. flavus en aplicaciones a campo o en poscosecha y, a su vez, cooperar al control de Penicillium spp.

Los patógenos mencionados cuentan con la posibilidad de desarrollarse en condiciones de baja disponibilidad de agua y seguir su desarrollo y síntesis de micotoxinas durante el almacenamiento de los granos. Por esta razón, A. flavus recibe atención a causa de la gran toxicidad de sus micotoxinas, principalmente las aflatoxinas.

Etiquetas: INTA, Maiz, Rendimiento, Conicet, Aceites Esenciales, Biocontrol, Boris Camiletti, Instituto de Patología Vegetal del INTA, Hongos

Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

CONTACTO




Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses