Un mercado mundial con estimaciones positivas

La solidez de la carne

Con respecto al cambio climático, hay noticias positivas para el sector ganadero argentino. Con el fortalecimiento de las adquisiciones de China y el crecimiento de la economía global, el comercio de carne aumentó un 4% en el año 2017 y actualmente sigue creciendo. Las asignaturas pendientes. Por Miguel Gorelik.

Por lo tanto en una situación climática desfavorable, la fuerza del mercado mundial otorga una buena visión para el sector de la carne nacional. El dato más estimulante, es que tras la disminución del comercio que comenzó en el año 2014, las cifras al finalizar el año 2017 demuestran una completa restauración, con un desarrollo del 4% en correspondencia al año anterior.

El progreso se observa en la actitud de los principales seis países exportadores (India, Brasil, Australia, Estados Unidos, Uruguay y Paraguay) que presentan el 80% de las comercializaciones mundiales de carne vacuna y demuestran una ejecución positiva.

El conjunto viene desarrollándose razonablemente similar. En los últimos seis meses, Brasil se resalta por un aumento anual de 30%; los otros países creciendo entre 5 y 9%, en cambio Uruguay aumentaron un 2%. El promedio equilibrado de estos países muestra un aumento del 12% en la misma comparación.

Este ámbito se sostiene en el acuerdo de las compras de China y Rusia, y la consolidación de la economía de países ricos, como Japón y Corea, asimismo del crecimiento de la demanda en otros mercados no tradicionales, que además beneficia la incorporación del negocio de la industria frigorífica.

La gran duda es si este ámbito positivo puede continuar en el transcurso del tiempo. Hay que recordar que entre el año 2014 y 2015 se registró una crisis internacional que ocasionó la readaptación del tipo de cambio de las principales monedas del mundo con un efecto muy potente sobre las materias primas, principalmente el petróleo, que su valor se disminuyó a la cuarta parte en el período.

Con respecto a la carne, una de las primeras causas fue la contundente disminución de las compras de países petroleros, muy perjudicados en su economía, como Irán, Egipto y, principalmente Rusia, es uno de los principales importadores del mundo. Asimismo, la reducción en los valores internacionales de la carne fue mínimo que la de otras materias primas.

Próximamente, la principal advertencia está puesto por la disputa comercial de Estados Unidos y China. La semana anterior, el país asiático comunicó que aumentará los aranceles a la importación de diversos productos de Estados Unidos, entre esos producto se encuentra la carne vacuna. Asimismo, un estímulo es que inferior al 1% de estas exportaciones son destinadas a China, por lo que la medida, de realizarse, no dispondrá de un efecto directo sobre el comercio internacional de carnes vacunas.

Por lo tanto, una disputa entre los dos países con más potencias económicas del mundo, podría traer resultados sobre la economía y el comercio global, que su amplitud es complicada de estimar.

La solidez de la carne

En un mundo constantemente con cambios, es fundamental resaltar que el negocio de la carne disfruta de mayor equilibrio que el de otras materias primas agropecuarias que exporta la Argentina como soja, maíz y trigo.

Esto se observó en la última década, con el éxito de los valores del cereal y oleaginosas, anteriormente a la crisis internacional del año 2008. Sin embargo la carne vacuna no llego a los incrementos referentes de los granos, resistió mejor la disminución mediante el quiebre de ese año. También, con la problemática del año 2014, los valores se sostuvieron en aumento por más tiempo, cuando ya iniciaba la disminución de los granos, y después cayeron menos.

Dicho de esta forma los fundamentos que argumenta el aumento del valor de la carne -aumento de la riqueza, acontecimientos demográficos y transformaciones en la dieta de la nueva clase media mundial- son más resistentes que para otros alimentos.

En la Argentina

Las transformación en los requisitos económicos y de normas de juego para la jornada de ganados y carnes a comienzo de Diciembre del 2015, le otorgaron a Argentina beneficiarse con parte de este nuevo ámbito global. Esto se visualiza en sus embarques que, después de estar estancados en unas 200 mil toneladas durante los últimos cuatro años del Gobierno de Cristina Kirchner, lograron las 230 mil, en el año 2016, y las 310 mil, en el año 2017. Para el año 2018 se estima un nuevo aumento hasta las 350/360 mil ton. De esta forma en tres años habrán aumentado un 75%.

Actualmente, uno de los principales límites que dispone la Argentina para incrementar sus exportaciones es el déficit de novillo pesado, primera categoría que da comienzo a la carne que se vende internacionalmente.

Sin duda, después de las políticas contrarias que se efectuaron durante muchos años de igual forma se requiere realizar inversiones en el campo y en la industria para incrementar la productividad y modernizar faena. Algunas ya lo están llevando a cabo pero falta muchísimo para recuperar el tiempo perdido. Otro tema pendiente, son las obras de infraestructura en rutas y puertos, para disminuir precios logísticos.

Para finalizar, en el momento de examinar las actividades a solucionar para ofrecer mayor solidez a las comercializaciones internacionales, se requiere que el Mercosur continúe en los convenios de libre comercio y que avancen las gestiones argentinas para abrir mercados cerrados o limitados por situaciones sanitarias.

Con respecto al primer caso, el déficit de cierre del convenio con la UE no es una noticia positiva, aunque todavía contamos con algunas chances. Las negociaciones que se efectúan con Canadá y la EFTA (asociación comercial entre Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein) van en un camino positivo.

Sobre las aperturas sanitarias, no tenemos que dejar de insistir con que una tercera parte del comercio mundial está prohibido para la carne fresca argentina. La inauguración de EE.UU. se retrasa más allá de lo prudente, lo que perjudica el beneficio de la habilitación de Estados Unidos.

El progreso con Corea del Sur parecen estimuladores y con Japón recién iniciamos, pero no podemos esperar resoluciones en el corto plazo. A su vez tenemos que colocar énfasis en Taiwán que logro abrir su mercado previo de la crisis de aftosa del año 2000-2001 pero nunca lo reabrió.

Colocando todo en la balanza, los aspectos positivos sobrepasan a los negativos. La Argentina continuará incrementando sus exportaciones y esto otorgará un aporte sólido para su ganadería, la generación de trabajo y la economía del país.

Etiquetas: Estados Unidos, Exportaciones, Carne Porcina, China, Argentina, Carne Vacuna, Cambio Climático, Mercosur, Miguel Gorelik, Materia Prima

Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

CONTACTO




Ingrese su nombre
Ingrese un e-mail válido
No olvide ingresar su mensaje
El código ingresado es incorrecto. Inténtelo nuevamente
Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses