Consiguen mejorar el ADN de los animales en una única generación

Animales editados, de acuerdo a la necesidad

A través de la edición génica, la inhibición o introducción de uno o más genes otorgarán la elaboración de rodeos mejor adaptados al ambiente y favorecerá el bienestar animal. Especialistas del INTA examinan el aporte de este instrumento a la ganadería del futuro.

La oportunidad de conseguir genotipos mejorados en una única generación provoca un ahorro sustancial de tiempo y recursos que otorgarían potenciar los proyectos de mejoramiento de la Región de forma sustancial. Así lo creen los expertos del INTA. El potencial de la edición génica y su aporte a la ganadería del futuro.

Para Sergio Feingold –coordinador nacional del programa nacional de Biotecnología del INTA–, “la Edición Génica (EG) representa una revolución tecnológica pocas veces observada, ya que no sólo a sus especificas ventajas técnicas sino a la oportunidad de introducir cambios genéticos con gran eficacia e inusitada velocidad”.

Se calcula que esta técnica puede disminuir rotundamente los tiempos del mejoramiento y puede generar una ventaja radical en los proyectos de mejoramiento tanto en animales como en plantas, por su inferior valor y superior accesibilidad por parte de dichos proyectos.

De acuerdo con esto, Nicolás Mucci –investigador del Laboratorio de Biotecnología de la reproducción del INTA Balcarce, Buenos Aires– no dudó en afirmar que este instrumento “puede generar profundas modificaciones en la industria biotecnológica agropecuaria, dada su potencialidad, sus valores moderados y un nuevo contexto regulatorio”.

Para que esto sea factible, resulta importante tener instalada una plataforma de capacidades, seleccionar correctamente las particularidades que se desean mejorar y tener disponible el germoplasma élite correcto. “Esta tecnología es un poderoso instrumento que se encuentra al servicio del mejoramiento genético con el objetivo de potenciar el excelente labor que se viene realizando hace décadas”, indicó Feingold.

Es que, según el profesional en Biotecnología, “las oportunidades de innovación aumentar y se potencian, en función del entendimiento de los genomas, de la identificación de los genes y sus reguladores, y de su efecto en el fenotipo”.

“Esto propone un contexto –añadió Mucci– donde el conocimiento es la clave fundamental para los desarrollos innovadores y no dependientes de la propiedad intelectual de un gen”.

Animales editados, de acuerdo a la necesidad

“La Edición Génica (EG), apoyada en biotécnicas reproductivas existentes, compone un progreso relevante en las tecnologías de transformación genética con un constante efecto en el incremento de la variabilidad”, detalló Mucci.

Así, a través de este instrumento es factible añadir, en el genoma de los animales, alelos, genes o rasgos deseables de otras razas, o bien inhibirlos para mejorar la producción y calidad de los alimentos, así como favorecer el bienestar animal.

Por ejemplo, a través de la adición de mutaciones simples pero precisas, la EG brinda la posibilidad de producir animales que generen leche de mejor calidad nutricional o con inhibición en la secreción de proteínas alergénicas.

Además, es factible incluir el alelo dominante polledpara conseguir la ausencia de cuernos y derivar éste carácter a la progenie. Así, se evita el desmoche químico o “al hierro” –llevado a cabo en los primeros meses de vida en terneros de razas lecheras–, lo que coopera al bienestar animal y al manejo del rodeo.

La EG además puede transformar particularidades poligénicas complejas como las vinculadas con tolerancia al calor y resistencia a parásitos. A su vez, los microorganismos ruminales además pueden ser editados para mejorar la digestibilidad o disminuir la generación de gas metano vinculado con el impacto invernadero.

En tanto, los rasgos de rusticidad perdidos con la elección fenotípica podrían reintroducirse en el genoma de razas mejoradas e incrementar la variabilidad en la población.

Cómo se edita el genoma

“La EG otorga la transformación de regiones particulares del genoma a través de una nucleasa particular de ADN –orientada por una guía proteica o de ARN– que genera cortes en una doble cadena”, detalló Mucci.

Estos cortes son reparados por la propia maquinaria celular con la oportunidad de incluir errores –deleciones o inserciones– que alteran regiones promotoras o el marco de lectura, ocasionando el virtual “apagado” del gen en cuestión.

A su vez, a través de la unión de extremos homólogos es factible incluir un fragmento de ADN con la secuencia de la región codificante del gen alterada. Así, se genera un recambio alélico o un cambio en la expresión del mismo, si es en la región reguladora.

“De forma análoga, esta técnica otorga elaborar sitios particulares de inserción y, de esta manera, se tiene la oportunidad de corregir errores concretos en el código genético o bien de incluir uno o más genes de interés, produciendo animales con capacidad para originar proteínas de otras especies”, manifestó Mucci.

“La oportunidad de originar transformaciones en la secuencia de ADN en ausencia de secuencias genéticas foráneas puede establecer que los organismos mejorados no serán diferentes a las transformaciones generales para su venta”, expresó Mucci.

Según la reglamentación argentina vigente, los productos derivados de esta nueva tecnología se encontraran sometidos al mismo régimen regulatorio que aquellos producidos por mejoramiento convencional, si no hay incorporación de ADN foráneo.

Etiquetas: Ganaderia, INTA, Tecnología, Animales, Rodeo, ADN, Edición Génica, Sergio Feingold, Nicolás Mucci, Genoma

Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

CONTACTO




Ingrese su nombre
Ingrese un e-mail válido
No olvide ingresar su mensaje
El código ingresado es incorrecto. Inténtelo nuevamente
Find the last offers by SkyBet at www.bettingy.com BettingY.com Bonuses